Magazine de Moda y Tendencias en Canarias

Artículos

LA GRACIOSA, UN PEQUEÑO PARAÍSO

Ya está aquí. El verano se ha colado en nuestras vidas para quedarse, al menos hasta finales de septiembre. Hoy les propongo una escapada de pocos días a uno de los rincones más paradisíacos que hay dentro del archipiélago canario. La Graciosa, una pequeña isla habitada que pertenece a Lanzarote y que se ha puesto de moda. A veces no hace falta irse al otro lado del mundo para desconectar de la rutina diaria.

Si existe un paraíso dentro del propio paraíso ese está en La Graciosa. Se trata del mayor islote del Archipiélago Chinijo y depende administrativamente de su isla madre, Lanzarote. Aunque pudiéramos pensar lo contrario, está habitada. Con sus ventajas e inconvenientes, viven en ella más de 650 personas aunque en verano esta cifra se duplica.

Llegar hasta La Graciosa es relativamente fácil. Hay que volar en avión hasta Lanzarote. El trayecto también se puede hacer en barco. Luego nos desplazaremos en coche o bus hasta el Puerto de Órzola, donde tendremos que ir en barco hasta la pequeña isla. Cruzaremos El Río en tan solo 15 minutos y llegaremos al lugar donde no hace falta el reloj.

Son 29 kilómetros de superficie con dos núcleos habitados, Caleta de Sebo y Pedro Barba. En todo el perímetro, un sinfín de lugares para tomar el sol y para el baño en aguas cristalinas. Es uno de los últimos reductos de toda Europa donde las calles siguen sin asfaltar y donde la serenidad se respira en cualquiera de sus rincones. Sus playas, de arena fina y blanca, nos invitan a tumbarnos y disfrutar sin tener en cuenta el paso del tiempo. Es Reserva de la Biosfera y Parque Natural.

El alojamiento en La Graciosa

El alojamiento en La Graciosa está muy codiciado. Ir en verano sin tener nada reservado es aventurarse a no encontrar sitio dónde dormir. No hay grandes hoteles ni lujosos resorts. Hay numerosos apartamentos y casitas blancas. Conocer a alguien que te alquile una vivienda es un lujo en determinadas épocas del año. También se puede intentar en Booking.

La Graciosa

Para los amantes del camping, deben tener en cuenta que hay una zona habilitada para esta práctica, pero solo con casetas de campaña. Recuerden que en la isla no entran vehículos a motor, salvo los que tienen permiso para ello.

¿Cómo moverse en La Graciosa?

Para movernos dentro de ella, la mejor opción es la bicicleta o contratar algún taxi todoterreno para desplazarnos a las playas más lejanas. Siempre podemos contactar con alguno de esos conductores para acordar que nos recojan a una determinada hora en cualquier punto de la isla. Lo ideal, nada más llegar a tierra firme, es buscarnos un pequeño mapa.

Cerca del puerto hay una oficina de turismo en la que nos pueden orientar. Así se podrán planificar las escapadas que deseas hacer y el recorrido que pretendes llevar a cabo. La isla se visita perfectamente en uno o dos días, pero, ya que están, yo no lo pensaría dos veces y me quedaría al menos una semana. Viene genial para desintoxicarse.

¿Qué hacer en La Graciosa?

Si les gusta la pesca, la playa, el sol y comer pescado…ya tienen hecho el planning. De resto, un buen libro no estará de más. Hay restaurantes, una panadería, incluso, si no recuerdo mal, hasta una pequeña discoteca. Se come muy rico y a buen precio. Aquí tendrán garantizado pescado fresco pero también marisco. Unas lapas con mojo verde de cilantro: a probarlas. También les recomiendo unos gueldes con limón, pequeños pescaditos fritos que están riquísimos.

En La Graciosa existe un Centro de Buceo en el que se pueden alquilar trajes para hacer submarinismo. Mucho ojo con las corrientes. Algunas de sus playas como la de La Concha, tiene mucho arrastre e incluso se ha cobrado más de una vida. Esta última está ideal para tomar sol, aislado del ruido, en soledad, pero, desde luego, nada recomendable meterse en el agua. Demasiado oleaje. Junto a Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste, La Graciosa forma parte de una reserva marina de incalculable valor. Se pueden visitar esos islotes pero tiene que ser en barco. En una de ellas incluso se hace una fiesta una vez al año.

Caminar por La Graciosa

La isla es muy llana. No deberíamos olvidar un buen calzado para trekking. Se puede hacer recorridos a pie. La playa de La Francesa, por ejemplo, está poco más de 20 minutos desde Caleta de Sebo. Luego también otras zonas de baño como Barranco de Conejos o La Cocina, El Salado, La Laja, Lambra o la ya citada, Pedro Barba. Tampoco se deben olvidar las cholas (flip-flop)

La Graciosa es un destino básicamente de verano. En esta estación la temperatura es calurosa de día y agradable de noche. En invierno, hace fresco. Ideal para huir del bullicio de los núcleos turísticos. Solo recomendable si les gusta la playa y el relax. Aquí no tendrán grandes centros comerciales, aunque los sábados hay un pequeño mercadillo con productos artesanales. Tampoco tendrán cines o teatros pero podrán disfrutar de unas puestas de sol maravillosas. En La Graciosa el tiempo pasa lento. Esa ausencia de relojes nos permitirá degustar cada segundo. Despacio y de manera sencilla.

——————————————————————————————————————

 

Lidia Rguez. Fuentes

Periodista y autora del blog www.mipasaporte.com

Pegajoso
Jul 09, 2018
Comentarios desactivados en LA GRACIOSA, UN PEQUEÑO PARAÍSO

Los comentarios están cerrados.

  • ISLAS DE MODA

    Magazine hecho en Canarias donde encontrarás las últimas tendencias en Moda, belleza, cultura, ocio, reportajes y entrevistas de actualidad.

  • Islas de Moda

    Donde estamos

     Santa Cruz de Tenerife

    Email

     info@islasdemoda.es

  • Redes Sociales

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

La configuración de cookies en este sitio web están configuradas como "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar su configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar", usted está consintiendo el uso de cookies.

Cerrar