Magazine de Moda y Tendencias en Canarias

Artículos

UN PASEO POR LA BELLA ITALIA

Si les gusta el arte, la historia y la pizza, Italia es el lugar de destino. Cada uno de sus rincones destila abolengo por doquier. En sus calles se desparrama a manos llenas el clasicismo. Cada ciudad es un verdadero museo al aire libre. Lleven baterías de repuesto para la cámara y calzado cómodo porque el paseo italiano puede ser infinito.

De la capital italiana me quedé con una sensación agridulce. Posiblemente me agencie algunos enemigos si digo que no fue precisamente Roma la ciudad italiana que más me agradó. Italia es mucho más que Roma. Quizá iba con una idea preconcebida y esperaba encontrar algo con solera pero más fresco.  Eso sí, arte, arte y arte, con tan solo torcer una esquina. Roma es un catálogo artístico en sí.

Entre las visitas obligadas, el Foro Romano, con sus restos y sus fosos. Es como dar un giro a la vida, torcer la cabeza hacia el pasado y retroceder a no se cuántos siglos atrás. El Coliseo es otro punto fijo en la ruta turística del primer día. Se trata del anfiteatro más grande construido durante el Imperio Romano. Increíble resulta pensar en las personas que murieron en su interior bajo las garras de leones ante los ojos impasibles de los espectadores.  Callejear es lo que más me gustó de la ciudad. Es un placer encontrar obras de arte de repente ante tus ojos. Sentarte en un rincón, ojear la guía y conocer más detalles de lo que tienes enfrente.  La Fontana de Trevi, famosísima por el baño que se dio la exuberante Anita Ekberg en La dolce Vita de Federico Fellini, maravillosa. Si pueden vayan de madrugada a verla, sin turistas, sin monedas cayendo en el agua. Muy cerca se encuentra el Panteón de Agripa, dicen que de los mejores edificios de la época romana.

No se muy bien por qué, pero a mí fue uno de los monumentos que más me gustó y que recuerdo con mayor agrado. Sencillo, bien conservado. Es de planta circular y tiene una abertura en la cúpula, que por cierto, es del mismo tamaño que la de San Pedro. El Trastévere es la parte más joven de la ciudad, la más atractiva para ir a dar un paseo y tomar algo al atardecer. La Plaza de España también está muy concurrida. La gente se sienta en las escalinatas y se ponen a charlar. El Vaticano, para mí, es una oda al expolio, pero hay que visitarlo. Tanto ejemplo que dar y tanta ostentación y riqueza junta. Esculturas robadas literalmente a los griegos, obras de arte que se acumulan en sus galerías, dorados, brillantes, oropeles….

Nápoles,  la ciudad de Europa donde peor se conduce creo yo y donde se fraguó la camorra, fue nuestra segunda parada aunque apenas la recorrimos porque lo importante de allí fue tomar el barco para ir a Capri. Tuvimos tiempo, eso sí, para caminar por las ruinas que dejó tras de sí, la erupción del Vesubio sobre Pompeya. Espectacular la disposición de las ciudades, la organización social, la sorpresa de una erupción que les cogió por sorpresa.

Capri sería mi destino ideal y seguro que para ustedes también. Carísimo el alojamiento, la estancia, el shopping imposible. Pero la isla es una maravilla digna de visitar. Al mismo tiempo tiene ese sabor a Mar Mediterráneo de los años 50 y presume de ese aire cool que tienen los nenes modernos  y de glamour que dejan tras de sí los famosillos. Podemos ir en barco hasta allí y de camino seguro que pasamos por Los Farallones, son tres picos de piedra que se alzan sobre el mar y que además de por su belleza natural, han saltado a la fama, por ser el escenario de un spot publicitario de Dolce Gabbana en el mar Tirrano.

Si tenemos suerte, podríamos ver, en algunas rocas del litoral, coral rojo que se sigue tratando y convirtiendo en preciosas joyas. Tan típico como los Farallones es el Limoncello, un licor de limón que está riquísimo. Una visita a la isla en moto, subir a las colinas, pasear y disfrutar de las vistas desde los miradores…es una isla pequeña pero coqueta. Las callejuelas son tan estrechas que los coches de tamaño normal no caben. Tomar un capuccino en la Piazzeta, comprar algún souvenir, tomar un risotto y ventilamos la isla en una jornada. Ganas de vacaciones… eh?

Siena-Asís-Pisa. Te las encuentras en el camino que va desde Roma a Florencia. Atraviesas los campos de la Toscana, los verdes prados y poco a poco te vas adentrando en la Italia más pura: en la de los pueblos que guardan el encanto mediterráneo y sus iglesias. Siena (sí, donde nació Santa Catalina de Siena) es de las más importantes de la región y se puede recorrer en tan solo un día. Tiene un carácter medieval muy peculiar y destaca la Plaza del Campo, un antiguo mercado y la Torre de Mangia. Su catedral, muy parecida al Duomo de Florencia, pertenece al estilo gótico italiano y en su interior hay obras auténticas de Miguel Ángel o Bernini.

Muy cerca está Arezzo, donde su plaza principal está totalmente inclinada….y eso que no hemos llegado a Pisa con su torre torcida y sus multitudinarios puestos de souvernirs.

En Asís, el aspecto de sus calles también nos recordará a una película ambientada en el Medievo. Son visitas obligadas para los devotos cristianos practicantes. De hecho, te encuentras un mogollón de excursiones con sacerdotes y religiosas.  A decir verdad, toda Italia está llena de miembros de la curia. Aquí entramos en la Catedral de San Francisco de Asís, que por cierto, es santo desde hace una eternidad.

Florencia. Llegamos a la crème de la crème de Italia. Esta fue la ciudad que más me gustó de las visitadas en este viaje. Es una verdadera obra de arte con Il Duomo o la Catedral de Santa María de Fiori, impresionante, con esa cúpula maravillosa de Brunelleschi….Sí o sí, les invito a subir hasta la parte alta, a pesar de los casi 500 escalones, y saborear las vistas con calma. Es Florencia la cuna del Renacimiento y todos sus edificios son una verdadera maravilla. El Museo Uffizi, con las obras de BoticelliMiguel Ángel, etcétera….En la Plaza de la Señorías se encuentran las obras falsificadas pero son igualmente bellas que las auténticas…(ojo porque las obras verdaderas están en otro punto de la ciudad). En el Museo de la Academia, por ejemplo, está el David de Miguel Ángel. Impresionante. Ese cuerpo “descompensado”, esas manos enormes, ese estudio de las medidas humanas. En fin. Sentarse a observarlo. No perderse el Baptisterio de San Giovanni, que curiosamente está separado de la catedral y la Puerta del Paraíso (que también es falsa, la verdadera Recuerden, por cierto, que la tradición de los candados en los puentes nació aquí. Antiguamente vivían allí los carniceros pero cuando vieron que aquello era un lugar especial, los adinerados se apoderaron del edificio, y por el mal olor, cerraron estos negocios. Hoy solo hay joyerías caras. Pero mirar no cuesta nada. Es gratis.

ITALIA

Venecia. Esta ciudad es peculiar. Tuve la sensación de que allí no duerme nadie y sus casas son de mentira. Y creo que es así. Muy bonito, muy idílico pero muy poco práctico vivir entre canales que en pleno mes de agosto deben oler fatal. Pero aún así, hay que visitarla, perderse entre sus fábricas de lámparas de cristal de Murano, traerse una para casa y disfrutar de los gondoleros con sus camisetas a rayas. Lo mejor de Venecia es la imagen de la Plaza de San Marcos desde el Dorsoduro. Espectacular a medida que te vas acercando a la ciudad. Quedarse en el interior del casco antiguo es muy caro por eso hay una completa red de hoteles baratos en las afueras. Para moverse por el canal principal (en el Gran Canal, disfrutar también del Puente Rialto), lo mejor son los vaporettos, aunque del paseo en góndola no nos vamos a librar. Tienen un cierto aspecto tétrico, hay que reconocerlo. Pero bueno, tiene su “aquello”. La Basílica de San Marcos tiene unas cúpulas impresionantes, doradas y brillantes: una pasada cuando entra algún rayo de sol en el interior. San Marcos es la continuación del Palacio Ducal. En la Plaza, si la economía lo permite, porque en algunos casos llega a ser a un precio desorbitado, tomar un capuccino. Muy curioso, en los bares y cafeterías de Venecia, las marcas que dejan las mareas altas en las paredes.

Italia es un lugar al que siempre se puede volver. Yo tengo una deuda con Roma. Creo que me estoy planteando una escapada para este nuevo mes. ¿Se apuntan?

 


lidia

Lidia Rguez. Fuentes

Periodista y autora del blog www.mipasaporte.com

Pegajoso
Abr 28, 2017
Comentarios desactivados en UN PASEO POR LA BELLA ITALIA

Los comentarios están cerrados.

  • ISLAS DE MODA

    Magazine hecho en Canarias donde encontrarás las últimas tendencias en Moda, belleza, cultura, ocio, reportajes y entrevistas de actualidad.

  • Islas de Moda

    Donde estamos

     Santa Cruz de Tenerife

    Email

     info@islasdemoda.es

  • Redes Sociales

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

La configuración de cookies en este sitio web están configuradas como "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar su configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar", usted está consintiendo el uso de cookies.

Cerrar